El flúor y los niños

La caries debería estar extinguida.

Capítulo 1.

Con los medios que existen hoy, la caries debería estar extinguida, uno de ellos es el flúor.

En Andalucía hubo un intento de fluorar las aguas lo que habría sido una medida sanitaria muy acertada, para la eliminación de la caries, ya que el esmalte de los dientes sería de fluorapatita en lugar de hidroxiapatita.

La fluorapatita se disuelve muy difícilmente.

En los lugares en los que las aguas están fluoradas, sus ciudadanos tienen menos carie.

Las aguas fluoradas de manera natural pueden tener exceso de flúor, provocando lo que se llama la fluorosis dental, aparecen unas manchas ocres sobre los dientes, bastante feas. Además en cantidades muy, muy altas el flúor provoca cáncer de huesos. Como dijo Paracelso, el veneno depende de la dosis. Si se usa en cantidades ínfimas de 1 parte por millón o incluso menos lo único que pasa es que la caries disminuye enormemente.

Hubo un intento de fluorar las aguas sobre el 1987. Los ecologistas se pusieron en contra y los políticos cedieron a la presión, algunos dentistas apoyaron la fluoración, pero poderoso caballero es “don dinero”, si la caries desaparece, las obturaciones disminuyen, los vendedores de composites dejan de vender, los que venden y fabrican implantes lo mismo, o sea que la reivindicación de ecologistas y grupos afines, vino de perlas, para todos los demás de la industria odontológica, así es que todas las bocas tapadas.

A la hora de escribir esto, sólo existe un preparado en el mercado para dar flúor a los niños y prevenir la caries. Se llama “Flúor Lacer” es un bote con un gotero.

Flúor LACER

Al niño se le da la dosis directamente, dejando caer una gota en la boca, la dosis depende de la edad, pero, ya digo que la dosis de flúor necesaria es mínima. A mis hijos les he dado a todos flúor desde que eran bebés y si les da cáncer de huesos cuando cumplan los doscientos cincuenta años que se fastidien.

Sé que entre mis pacientes hay muchos ecologistas esa es la razón de que este artículo, no lo haya hecho antes, pero estoy harto de ser políticamente correcto.

Estas medidas hay que adoptarlas cuando el niño es un bebé, curiosamente en el programa PADI de la junta de Andalucía los niños no tienen que ir al dentistas hasta los 6 años, cuando ya es demasiado tarde, pues casi todas las enfermedades incluso las ortodónticas se ven venir antes de esa edad, razón por la cual nosotros, motu propio, hemos ampliado este plazo y recomendamos ver a los niños desde el nacimiento.

Que quede claro que Flúor Lacer (gotas) ha sido aprobado para que pueda darse desde el primer año de vida (que conste que la marca no me paga por recomendarla, aunque si se dejan no nos haremos lo duros, pues podríamos utilizarlo para África; lo que pasa es que es la única marca que existe. Antes había otra llamada fluor-kin comprimidos, pero en farmacias no la hemos encontrado). Farmacia en la que sabemos que tienen Fluor Lacer.

Lo más fácil es una o dos gotas todos los días hasta los 6 años (informarse previamente si el agua del lugar tiene flúor y cuánto) aunque no es a considerar si lo que se bebe en casa es agua embotellada.

Ecologistas, homeópatas, naturistas y afines están exentos de utilizarlo y para que no se disgusten conmigo ahí va la lista de alimentos que contienen flúor: té, pescados como salmón o bacalao, mariscos, gelatinas, pollo, patatas, vegetales verdes, lechuga, espinacas, etc. pero no podréis controlar la dosis.

Todo esto, con respecto al flúor y a los niños, la caries se puede controlar completamente, pues tenemos a nuestro alcance todo lo necesario.

Si sigues los consejos de los siguientes capítulos sobre este tema podemos garantizarte que tus hijos no tendrán caries.

Vayamos por pasos: 1ª recomendación: una gota de flúor en la boca de mi hijo todos los días a partir de 1 año, no mezclada con leche.

Dr. Isaías A. Martinez Medina (médico-odontólogo)

Print Friendly